Vitoria BH 2019

publicado en: Ciclismo | 0

El pasado sábado 29 de junio tuvo lugar una nueva edición de la Prueba Cicloturista Vitoria BH. Con 39 ediciones a sus espaldas, Vitoria acoge esta prueba más que consolidada en el calendario de marchas populares donde la dureza y un recorrido espectacular se conjugan a la perfección con un trato cercano y familiar a sus participantes.

Perfil de la marcha

Para la ocasión, nuestro compañero Jorge Mayo volvía a ponerse sobre las dos ruedas con la intención de disfrutar de una más que previsible calurosa jornada de ciclismo en ruta.

«El día prometía. A las 8 de la mañana, ya había 20 grados. Puntualmente se dio el pistoletazo de salida y empezamos todos a rodar».

Como es habitual en este tipo de pruebas, los primeros kilómetros se realizan a una velocidad muy alta., prácticamente volando. Así los primeros 70 kilómetros, hastal llegar a Opakua (puerto de 7,4 kilómetros con una pendiente media del 5,4%), donde el calor era ya muy intenso y el sol hacía estragos en todos los participantes. Mucha gente ya comenzó a dar la vuelta temiendo por el intenso calor y pensando en la distancia que restaba.

Jorge Mayo

En cambio, nuestro compañero Jorge, con casi 30 grados, no tenía malas sensaciones . Una vez culminada esta subida, en el primer avituallamiento, comió y bebió para garantizar su continuidad en carrera y acometer la que sería la segunda subida importante del día, el Sabando (puerto de 7 kilómetros con pendiente media del 1,8%). A pesar de no ser un puerto muy duro, el intenso calor hace que este esfuerzo vaya quemando las piernas y mellando fuerzas de cara a las dos siguientes subidas, la del Korres y posteriormente, San Román. Llegando a este último, el termómetro llegó a los 42 grados, haciendo muy difícil la continuidad de muchos de los corredores. La cabeza de nuestro compañero Jorge, estaba al borde del colapso, dadas estas condiciones de calor.

«Pague caro los primeros kilómetros y el sol de justicia, sin sombras y con un viento sur, que ardía».

Una vez llegó a Bernedo, por sensatez y siendo consciente que hoy no era el día, Jorge continuó hacia Vitoria, hasta a Treviño, para comer y beber en el avituallamiento y subir Zaldiaran con sus 10 kilómetros y pendiente media del 3%. De ahí solo quedaría llegar a Vitoria.

«Se me hizo muy duro, ya que iba solo y con mucho calor».

Una retirada a tiempo es una victoria y si Jorge hubiera seguido, podría haberlo pagado a un precio quizás demasiado caro. Hay que tener en cuenta que de los 625 participantes que tomaron la salida, únicamente finalizaron 200. Dadas las circunstancias y la rabia que dan estas situaciones, Jorge lo tiene claro:

«El año que viene volveré seguro».

Una vez más, esta prueba cuenta con una organización que roza la perfección, con avituallamiento impresionantes y un trato personal de 12 sobre diez 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻.

«Tengo una espinita con esta cicloturista que algún año me la quitaré».

Por nuestra parte, solo animar a Jorge y dadas las condiciones extremas de calor, pensar en el próximo año, donde a buen seguro podrá disfrutar de una gran jornada de sufrimiento, de bici y de diversión sobre las dos ruedas.

#220ppm #Instax #FisioEnoc #HiperMuebleRiego #Pantoneando

Los comentarios están cerrados.