Travesía a nado Costa Serena

publicado en: Natación | 0

Este pasado domingo, se disputó en la localidad de Nigran (Pontevedra) la IX edición de la Travesía a nado Costa Serena.

Trazados travesía

Se trata de una travesía en aguas abiertas con diferentes distancias, pensadas tanto para nadadores expertos, como para nadadores ocasionales (4000m, 2700m y 800m), habiendo incluso distancias específicas para niños, de 50m y 150m en función de sus edades.

Las previsiones finalmente se cumplieron y, tras una semana con bastante viento que provocaba oleajes superficiales muy incómodos para nadar, el tiempo cambió y el viento dio un respiro, presentando el mar un estado inmejorable para la natación. Incluso, la temperatura del agua no era mala (teniendo en cuenta la zona de la que hablamos). Aun así, pocos fueron los valientes que se lanzaron al agua sin traje de neopreno.

Las salidas de las 3 pruebas principales se realizan de forma escalonada, de mayor a menor distancia. Una gran decisión que favorece el entretenimiento del público así como la llegada de las 2 pruebas principales de forma pareja. Para cada prueba, los participantes tienen un color diferenciado de gorro.

Jorge Villacorta

La principal característica que presentaba el circuito es el discurrir de las 2 distancias principales, siendo este desde la playa hacia mar abierto hasta llegar al faro de Cabeza de San Juan, que se encuentra en la entrada de la bahía. A partir de aquí, toca rodear el faro y volver directamente hacia meta en la prueba de 2700m, o yendo al lado opuesto de la playa en la distancia reina para continuar paralelos a la playa hasta la meta.

En esta ocasión, estuvimos representados por nuestro compañero Jorge Villacorta que participó en la prueba reina de 4000m y cuya vivencia nos relata a continuación:

“Se trata de una bonita prueba, a la que llegan nadadores desde todos los puntos de Galicia y del norte de Portugal, si bien, el speaker comentaba que había participantes de varios países y de unas 7 comunidades autónomas. Entre las distintas distancias sumamos unos 400 participantes.

El ambiente previo a la carrera, así como el posterior con grupo de rock amenizando un aperitivo a base de guisos de patatas con calamares y helados que daban a los participantes, estuvo muy bien… vamos que es fácil que después de meterte un tute de 4000m nadando engordes…

En cuanto a la prueba en sí, en mi caso era mi primera participación en una travesía de aguas abiertas exclusivamente como tal, aunque es cierto que he realizado bastantes en triatlones.

La salida fue bastante limpia, por el canal señalizado para salida y entrada de embarcaciones más o menos a la altura de la mitad de playa América.

La prueba se divide en 3 segmentos. El primero es la ida hacia el faro, en la que te alejas de la costa y no tienes boyas de referencia, sin embargo, transcurridos los primeros metros, la envergadura del faro te sirve de referencia y es fácil divisarlo cada vez que levantas la cabeza. Los primeros metros transcurren con bastante tráfico, ganando posiciones en ocasiones y perdiendo en otras, pero siempre sin agresividad, a diferencia de los triatlones.

En mi caso, como este año no llevo mucha preparación, el plan es llevar un ritmo tranquilo que me permita disfrutar del recorrido, sin forzar más de la cuenta para no sufrir al final.

Poco a poco se va acercando el faro, que en el momento de bordearlo impresiona, porque es bastante más grande de lo que te imaginas cuando lo divisas desde la playa. Han transcurrido unos 1300 metros desde que salimos.

Giramos a la izquierda en el faro y comienza el segundo segmento de vuelta hacia la costa, en esta ocasión hay boyas puestas por la organización que sirven de referencia, además hay una mole de edificio que destaca sobre el resto de construcciones que te sirve de referencia para guiarte. Aquí ya nos dispersamos más y hay un momento en que pierdo la referencia del grupo con el que iba, por lo que me toca seguir nadando solo durante unos cuantos metros. Pasada alguna boya, engancho con un valiente que nada sin traje de neopreno y me pongo a sus pies, nadando cómodo detrás suyo.

En estas llegamos cerca de la playa y giramos nuevamente a la izquierda, comenzando el tercer y último sector que discurre ya paralelo a la playa, junto a las boyas de delimitación de la zona de baño. Aquí aprieto un poco más el ritmo y cojo un grupo que tenía delante. Aun así quedaba en torno a un kilómetro, por lo que la meta tarda en llegar unos cuantos minutos.

Último giro a derecha y salida del agua contentos, saludo a Rocío, paso por la alfombrilla de tiempos y charleta con amigos que se han acercado a vernos.

Tiempo 1h10’ para 4185 metros según mi GPS, 4000 según la organización.

Primer dorsal después de varios meses de parón pero sin pensar en competir, tan solo ganas de disfrutar del deporte.”

Poco más podemos añadir salvo que nos encanta ver a Jorge de nuevo disfrutando del deporte y de un dorsal. Mucho ánimo para lo que queda de temporada y esperamos verte de nuevo sufriendo… y disfrutando.

#220ppm #Instax #FisioEnoc #HiperMuebleRiego #Pantoneando

Los comentarios están cerrados.